Fotografías de sueños pintadas a mano

Por Aurangzeb Rajastán*

«Voy entre galerías de sonidos,
fluyo entre las presencias resonantes,
voy por las transparencias como un ciego,
un reflejo me borra, nazco en otro,
oh bosque de pilares encantados,
bajo los arcos de la luz penetro
los corredores de un otoño diáfano»

“Piedra de sol” de Pablo Neruda
Revista Tiempos Futuros - Realidad Virtual Unificada Sept 2.045 - Shiva y la chica

Fabricantes de Alegorías. Materia devaluada a la categoría de muñeca rusa. Redefinición de conceptos de acción, tiempo y espacio. Nuevos anacoretas; convidados de piedra de la RVT. Horizontes y amores binarios en universos digito-cuánticos de ensueño. Epicúreos’s Univers donde todos somos Gulliver. Licencias de omnisciencia para todas y todos. Recuerdos de fogueo que sí matan pero de nostalgia. El “anchuroso campo y espaciosa jurisdicción de mi memoria” agustiniano en tela de juicio. Hemos fabricado el plazo infinito borgiano en el cual a un hombre le ocurren todas las cosas posibles, lo hemos hecho de bolsillo, ergonómico. Hemos fotografiado los sueños de los hombres que pintó Salvador Dalí a mano, los hemos renderizado y vendido en la almoneda del mundo, al por mayor.

 Las antorchas que no queman de la nueva realidad ya crepitan en el túnel Einstein-Rosen de fabricación casera que unen dos universos. El Poe que cita el cronista regurgitó de su mente incandescente: “Todo lo que vemos o representa a nuestros ojos no es sino un sueño dentro de otro sueño”. El antes citado San Agustín tuvo que buscar a Dios “subiendo por la escala de las potencias del alma”, en su yo interior, por lo que la RVT presumiblemente acortaría el camino en su complejo periplo. Y es que cuando atraviesas varios cosmos concéntricos en dirección ascendente corres el riesgo de toparte de bruces con el Creador. Dante fabricó con su pluma las esferas superiores. Nosotros acabamos de pintar otra modelo Inspiration Beatrizless, otra que es mágica, pues es al tiempo, inscrita y circunscrita a la nuestra.

Al margen de a quién te encuentres, ruido de sables, tambores de sangre, escucho en la lejanía del tiempo futuro, entre dos cosmos concéntricos. Pero la guerra sólo es la consecuencia lógica entre los pequeños universos domésticos, los construidos por humanos, para definir una hegemonía que terminará fusionándolos. En la Divina Comedia del Cosmos, los nueve círculos concéntricos que nos envuelven, obran en paz. Si conseguimos fabricar un universo de pitiminí en 40 milenios, que no haremos en 40.000, tiempo geológico más que razonable. Pues la respuesta en sencilla: El paso de los milenios es la licencia que permite ascender al siguiente círculo, amén del sagrado permiso de sus pobladores. Éstos son al tiempo hacedores y hechos, hacedores nuestros y hechos por los que moran su universo superior. En cualquier caso, en paz que allí es sinónimo de conocimiento.

Esto nos convierte en los muñecos retocados con el Photoshop de los dioses, que manejan una versión de sufijo astronómico, pero irrisoria para sus concéntricos. Si somos la RVT de una civilización avanzada quizá ellos caminen entre nosotros, disfrazados de condición humana, como nosotros nos regodeamos dentro entre knowbots de medio pelo. ¿Cuánto tiempo tardarán éstos en crear su pequeña muñeca rusa, en crear su Líliput con decorados de cartón-piedra …

…en el que ellos sean gigantes,… en el que nuestros torpes knowbots sean deidades a las que recen otros? Si somos personajes de la RVT de una civilización avanzada quizá sÍ podamos viajar en el tiempo, incluso hacia atrás, pues todo estará escrito en los discos duros celestiales, y tan sólo será cuestión de rebobinar nuestra Historia, hasta que Adán se hizo vegetariano o hasta que Caín puso la primera piedra de los genocidios futuros.

Kafka y Kierkegaard nos adviertieron de los cambios sociales que vendrían en el siglo XX. ¿No les oyen, desgañitándose desde el borde de la eternidad? Resucitémosles en la RVT, que nos cuenten, que nos digan, que nos hablen de lo que supondrá esta metamorfosis social sin precedentes. Quizás nos digan que tiremos la RVT a la basura pues la consideren una Hidra de mil cabezas, el germen de nuestra autodestrucción, que nos mereceríamos por jugar a ser dioses.

 Para concluir, y al margen de las potenciales consecuencias, repito: Hemos fabricado el plazo infinito borgiano en el cual a un hombre le ocurren todas las cosas posibles. La RVT nos convertirá en seres cuasiinmortales, pues en un minuto dentro viviremos el equivalente a una vida fuera. Ralentización de la RR gracias a la aceleración que nos proporcionará la RA o Realidad de Atrezzo. Entonces tendremos margen para que acontezca un suceso singular, un mirlo blanco de entre todos nuestros recuerdos, cuyo mnemotecnia implacable nos grabe a fuego en nuestra memoria, que somos poca cosa y que sólo estamos de paso.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar