logo ft
MAGAZÍN UCRÓNICO DE LA CIENCIA Y TECNOLOGÍA DEL MAÑANA
"La ambición no es nada más que la sombra de un sueño" WILLIAM SHAKESPEARE
   
 
 
PLANETA PROHIBIDO (1956)
Inglés

El Ser Humano pisa por primera vez en la Historia la superficie del Planeta Marte.

El astronauta británico Everett Fields se convierte en el primer humano en pisar el Planeta Rojo tras una epopeya de siete meses de la sonda europeo-india "Verne-Tagore". Un inesperado aunque reducido comité de bienvenida les recibió.


ARTÍCULO: .MUERTE POR GALVANOPLASTIA EN EL PLANETA ROJO

 

N8, VILLAFRANCA DEL CASTILLO, MADRID, ESPAÑA. 8 DE MAYO DE 2039.

-"My footprint on this world is a edged chisel that esculpe Tomorrow, it is a fountain pen that writes the future that it's not written yet ("Mi huella sobre este mundo es cincel afilado que esculpe el Mañana, es pluma que escribe el futuro que todavía no está escrito"). Desplegando toda su erudición británica, incluyendo un guiño mordaz, al pie de la vertiente Este del incontestable y omnímodo Monte Olimpo, de 24 kilómetros de altura…; …en un ripio de voz ante el fracaso de impostarla por la emoción, consciente del efímero minuto más glorioso de su existencia, acuñando palabras fabricadas con el mismo material que la eternidad, el astronauta entró en la Historia, escribiendo uno de sus renglones más brillantes. La reencarnación del legendario Neil Armstrong había nacido y se llama Everett Fields, astrofísico y piloto de la Misión. Los compañeros del británico, que se sentarían a su vera en los libros del futuro, fueron el filósofo y matemático indio Aurangzeb Rajastán y la bióloga molecular y geóloga gala Andrea d'Estaing.
 
"Este viento acre encierra el fantasma de Sir Edmund Hillary, cabreado al ver este coloso tres veces más alto que 'sú' Everest. Siento su impronta ectoplasmática en esa brisa desabrida. Querido Edmund, siempre habrá montañas más altas que escalar…
¡¡literalmente!!"


 
La sonda Verne-Tagore, a bordo de la nodriza Peace on Mars-joya de la corona de la tecnología aeronáutica indoeuropea,- despegó del Espaciopuerto Jacques Yves Cousteau, ubicado en la Guyana francesa, el 26 de Septiembre del 2038. Tras amartizar, los astronautas se alejaron ingratos unos metros de la aeronave que les ha regalado un mundo, pero sólo hasta que se enfriaran los escudos térmicos, todavía incandescentes, y que les protegieron en el descenso. Éste se produjo en el punto geográfico de latitud 18º Norte, longitud 128º Oeste del cuarto planeta del Sistema Sol. La región ecuatorial de Tharsis, una enorme altiplanicie volcánica situada al Oeste del Valle Marineris-gigantesca garganta que liliputiza al Cañón de Colorado terrestre-, vivió el primer amartizaje tripulado por seres humanos de la Historia de nuestra especie. La sonda,- dotada de doce enormes paneles solares replegables y tres motores eléctricos alimentados, (además de por la energía fotovoltáica), por una pila de uranio 238,- atravesó incólume los 55,7 millones de kilómetros entre la Tierra y el planeta Rojo. Y lo hizo en siete meses, doce días, treinta y cuatro minutos, aprovechando el perihelio del planeta y la oposición Sol-Tierra-Marte, que se da sólo cada tres lustros. Para contrarrestar el nocivo impacto para sus tripulantes de los rayos cósmicos se creo alrededor de la nave un blindaje electrostático (un campo eléctrico positivo) mediante la emisión de un haz de electrones en sentido opuesto a la marcha. Para obtener la enorme potencia de 2.500 megavatios precisada para ello hubo de implementarse en la "Peace on Mars" un nanoreactor de fusión nuclear usando isótopos de hidrógeno (tritio y deuterio) como "combustible". Se descartó un escudo formado por polímeros de compuestos orgánicos por el enorme peso de la estructura resultante. Los astronautas, que sin protección hubieran absorbido en el viaje de ida y vuelta unos 94 r.e.m cada uno (cantidad inadmisible de radiación que destruiría entre el 30 y 35% de su ADN) hubieron de tomar fármacos específicos que activaron mecanismos biológicos de reparación genética. La desaceleración de la nave desde los 22.000 Kilómetros/hora hasta los 3 metros/segundo se produjo de forma perfecta, a excepción del desajuste inercial del espectrómetro de rayos X de protones alfa. Éste fue sustituido de inmediato por el alternativo, no poniendo en peligro en ningún momento el descenso, al no ser necesario en modo alguno para realizarlo. El parte meteorológico emitido por la micro-estación destinada a este uso de la nave habló de 33º centígrados bajo cero en la zona del amartizaje, que no estaban previstas "olas de sotavento" (nubes formadas es las estribaciones de grandes accidentes naturales) y de viento empolvado a baja altura, racheado sur-sudeste, de cuarenta y dos kilómetros hora…¡perfecto para que flamearan orgullosas las banderas de los Estados Unidos de Europa e India! Los penachos nubosos de las capas altas desdibujaban la sombra del satélite natural, el asimétrico Deimos, que según los instrumentos debía en ese momento caminar por la altiplanicie justo delante de ellos. Un cielo rosáceo y nebuloso reflejaba la superficie férrica y yerma. El mismo instrumento confirmó la composición de dióxido de carbono-principalmente-, nitrógeno y argón de su tenue atmósfera. La Era Noeica marciana,-hace 3.500 millones de años-vio nacer la enorme meseta donde se hallaban y que se eleva casi 10.000 metros sobre las tierras perimetrales; la región de Tharsis nunca había recibido invitados tan ilustres.

-"Este viento acre encierra el fantasma de Sir Edmund Hillary, cabreado al ver este coloso tres veces más alto que 'sú' Everest. Siento su impronta ectoplasmática en esa brisa desabrida. Querido Edmund, siempre habrá montañas más altas que escalar…¡¡literalmente!!"-Bromeó el astronauta indio Rajastán cuando descendía por la escalerilla de la sonda espacial. Su sonrisa perfecta quedó oculta a las cámaras debido a su casco tornasolado que les blindaba contra la radiación espacial en ausencia casi absoluta de magnetosfera.


-"Un réquiem por la tectónica de placas de este mundo."-y realizando un extemporáneo gesto de mirar su reloj-"Creo que hemos llegado unos cuantos eónes tarde. Como la litosfera marciana es menos dinámica que la vida sexual del capitán ha tenido que llegar el ser humano para darle un poco de marcha. ¿No lo notáis los "gusanos"?-preguntó la francesa d'Estaing a sus compañeros, ignorando adrede (a juzgar por su irreverente humor) que millones de seres les contemplaban, con unos minutos de desfase por la enorme distancia a La Tierra. La geóloga gala se refería a la tenue vibración de la superficie debido a las micro-tuneladoras inteligentes; buscaban agua bajo la superficie y fueron desplegadas en la anterior misión "Unwritten Future". De ahí el juego de palabras del capitán de la aeronave-Fields-nada más pisar la superficie marciana.
 
Al caer la tarde marciana [...] acaeció algo absolutamente inesperado: Por increíble que pareciera…¡iban a tener un singular comité de bienvenida! ¡¡Algo o alguien se acercaba por el este!! Las holocámaras captaron una estela de polvo claramente recortada en el horizonte, como a tres kilómetros de su posición y un sónar de impulsos electromagnéticos confirmó que la nube la provocaba un objeto sólido.
 
 Los "gusanos" buscaban automáticamente la superficie cuando necesitaban energía solar que recargara sus baterías; dicha circunstancia era aprovechada para emitir los datos obtenidos en sus pesquisas al satélite estacionario que, a su vez, enviaba dicha información a la Tierra. Debido a la liviana presión atmosférica capturar el agua en estado líquido se antojaba misión imposible al sublimarse en las dos direcciones, vapor-hielo hielo-vapor, en cuanto variaba la temperatura. Un pasado telúrico furibundo se infería de los datos obtenidos por anteriores misiones, donde el cielo e infierno se unieron, cuando explotaban con virulencia sus volcanes-como el mismo Olimpo o el Ascraeus-, donde bólidos celestes mellaban la superficie originando enormes cráteres.


 
Respecto a la convivencia durante la travesía no se tiene constancia de roces de importancia entre la tripulación. Sí manifestaron, en repetidas ocasiones, que los más duro sería permanecer dieciséis meses lejos de sus familias. A escasa distancia, la comida liofilizada y la escasez de agua, fueron los inconvenientes subrayados por los astronautas. También una exhaustiva tabla de ejercicios para evitar osteoporosis y pérdida de masa muscular, que fue de obligado cumplimiento durante el largo viaje, fue considerada "insufriblemente rutinaria" por los exploradores. La geóloga francesa puso, a través de la radio de la aeronave, un anuncio en la red universal que sintetiza las carencias del periplo al tiempo que su incombustible sentido del humor: "Astronauta franchute permuta convertirse la primera mujer en la historia en pisar Marte por un solomillo al punto y baño de espuma con o sin patito de goma". El 78,86% de las respuestas de los internautas emitieron respuestas con marcado carácter sexual, jugando con los vocablos "solomillo", "patito", "goma" y "vuelta y vuelta".

 Los astronautas empezaron-o más bien continuaron-ganándose su sueldo, desplegando los instrumentos, realizando fotografías y filmaciones tridimensionales de alta resolución, tomando algunas muestras del herrumbroso suelo, elongando esos minutos de gloria con grabaciones de monólogos para los medios. Al caer la tarde marciana-de un día muy similar en duración al terrestre-acaeció algo absolutamente inesperado: Por increíble que pareciera…¡iban a tener un singular comité de bienvenida! ¡¡Algo o alguien se acercaba por el Este!! Las holocámaras captaron una estela de polvo claramente recortada en el horizonte, como a tres kilómetros de su posición y un sónar de impulsos electromagnéticos confirmó que la nube la provocaba un objeto sólido. Dicho objeto no tenía visos de ser un fenómeno natural puesto que sorteaba los pináculos y crestas a su paso con algo que podríamos denominar grosera destreza. Los astronautas se miraron en silencio y esperaron atónitos el discurrir de los acontecimientos, al no poder recibir órdenes de la Tierra en tiempo real. Los contornos nebulosos fueron dibujando un pequeño vehículo descubierto que se acercaba a enorme velocidad. Una única forma humanoide parecía gobernarlo y Rajastán, de repente, pareció ser el único en saber lo que sucedía. A continuación reproducimos la histórica conversación que quedará plasmada en todo tipo de soportes para generaciones venideras:

-Sí, es un robot. Junto a su gemelo amartizó hace veinticinco años en una misión canadiense, teóricamente secreta, pero… ¡ese artefacto debería estar desactivado hace mucho, mucho tiempo!-La pequeña plataforma parecía impelida por un diminuto motor nuclear y el aspecto cochambroso del androide revelaba a todas luces su antigüedad y limitaciones. Cual conductor ebrio calculó mal la frenada y estuvo a punto de colisionar contra el espectrómetro Mö ssbauer. Millones de espectadores en la Tierra (con un desfase de unos veinte minutos) y tres astronautas boquiabiertos, allí mismo, fueron testigos de la siguiente escena (o cuando el surrealismo se amalgama con la Historia):

-Mi nombre es B-18. ¡Sean bienvenidos a Marte!, dios de la guerra romano y equivalente al Ares de los griegos.-Dijo la máquina cuando consiguió detener el vehículo-al parecer lo que quedaba de un rover de largo alcance-en el campamento recién desplegado por el equipo indoeuropeo.-Mi hermano gemelo sufrió galvanoplastia extrema por el óxido férrico del viento marciano, por lo que tuve que desactivarlo-Les hablaba una mecanismo rudimentario, de unos noventa centímetros de altura, burda mimesis de su creador. El tiempo y la abrasión extrema habían casi paralizado el lado izquierdo de su cuerpo pero su pila energética parecía intacta y, al parecer, seguía nutriéndose al igual que el ¿vehículo? gracias a un mini reactor nuclear. El capitán habló:

-Entre el guirigay que hemos armado al montar todos los espectómetros, las grabaciones para la Tierra, el bullicio del subsuelo y ahora este robot hemiplégico fraticida…¡aquí hay mucho más movimiento que en mi pueblo un martes de Noviembre!!-Y dirigiéndose hacia el artefacto:-Querido, a partir de ahora te llamarás Caín, por hacerle eso tan feo a tu hermano.

-¡Pero señor…!-empezó a protestar el androide.

-Vaya, es una pena: Yo pensaba llamarle "Viernes", dijo la bióloga molecular.

-Yo "Sherpa", conectando con el Sir británico que antes menté.-Remató el matemático indio-¿no necesitamos uno para no perder el Norte? Delante de nosotros se yergue una superficie terrestre equivalente a la de nuestra planeta, si descontamos sus océanos.

-El robot se llamará Caín y, ¡cuidado! No le deis la espalda no os vaya a desactivar también a vosotros.-sentenció el capitán.


Toda la Misión, desde el primer minuto durante el lanzamiento, hasta el retorno a la Tierra, fue registrada por tres equipos de instrumentos subjetivos que portaban cada uno de los astronautas. Sus sensaciones visuales, olorosas, táctiles y auditivas fueron grabadas para futuras investigaciones, sin descartar los responsables de la misión comercializar fragmentos de los registros para recreaciones hiperrealistas de Realidad Virtual.
 
 Al margen de la rocambolesca anécdota, la Misión indoeuropea fue un rotundo éxito o así lo proclamaron con júbilo sus muñidores, al alimón, la Agencia Europea Aeroespacial y el Instituto de Ciencias del Espacio de la India. Aquello parecía un jaque mate en toda regla a norteamericanos, brasileños y chinos. Todavía sin determinar si hubo vida o no alguna vez en el planeta(1), caracterizado con razonable precisión el clima(2) y geomorfología(3) marciana, el ser humano comenzaba-tras ocho décadas de exploración- su cuarta etapa en Marte, que no era otra que comenzar su precolonización. Que lejos quedaban de ese momento glorioso las viejas Mariner y las Viking, pioneras en la exploración del Planeta Rojo, como en su tiempo fueron los veleros en el Nuevo Mundo. Entre otras de sus hazañas, a pesar de lo primitivo de su tecnología, fue fotografiar toda la superficie marciana, así como a sus dos satélites, Fobos y Deimos, a corta distancia. El rebautizado "Caín" les proporcionó datos reveladores que jamás pudo transmitir al satélite estacionario dedicado, al carecer de instrumentos de telecomunicación operativos. El ingenio había establecido su "campamento" en la zona septentrional, dentro de la propia región de Tharsis,-de unos treinta millones de kilómetros cuadrados-, afortunadamente tan solo a unas cuantas decenas de allí; no era casualidad.


 
El Monte Olimpo, la montaña (volcán) más grande del sistema solar había fascinado desde su descubrimiento, y había sido objetivo de muchas misiones marcianas, en el primer cuarto del siglo XXI. La Misión duró dos meses, en los que se realizaron más de setecientos experimentos, a lo que contribuyó la baja gravedad marciana, un tercio de la terrestre (que hacía mucho más soportables las jornadas de diez horas de trabajo de los astronautas). Destacan entre estos, la construcción de un invernadero totalmente autónomo, donde se sembraron (y germinaron con éxito) gramíneas, leguminosas, algunos tubérculos y maíz, todos ellos transgénicos, para resistir la impía radiación cósmica. Casi dos grados más de inclinación del ecuador respecto al plano de su órbita y un año de 687 días terrestres proporcionan estaciones al Planeta Rojo, aunque más largas que las del la Tierra; los cultivos se adaptaron a estos ciclos estacionales. El complejo se construyó a prueba de tormentas sobre una pequeña bolsa de hielo subterránea canalizada al exterior por una fumarola hidrotermal de paredes congeladas. Tras licuar el hielo, gracias a unos generadores nutridos con energía fotovoltáica y eólica, y extraerlo con una bomba a través de la fumarola, el invernadero obtenía el preciado y ya líquido elemento. También se continuó con la infructuosa búsqueda de vida microscópica con instrumentos avanzados, como analizadores bioquímicos instantáneos por longitudes de onda. Asimismo, se dataron minerales con métodos como el de trazas de fisión que arrojaron resultados orientados a configurar con exactitud el pasado geológico del astro. Durante ese tiempo se probaron aerovehículos rápidos de exploración a baja cota-dotados de tracción híbrida antigravitatoria/animal- llegando en sus incursiones hasta la meseta de Cydonia (31º N, 15º O), célebre por sus extrañas formaciones geológicas (pirámides, una "cara" enorme, etc), presumiblemente originadas por erosión fluvial y eólica. La sonda Verne-Tagore llevaba, además de los humanos, unos pasajeros muy particulares: bacterias modificadas genéticamente para resistir las duras condiciones marcianas; su objetivo, metabolizar moléculas de Nitrógeno y expulsar amoniaco, con la idea de calentar la atmósfera marciana y así acercarse al punto de licuación del agua, 0º centígrados. La misión también realizó experimentos en esta dirección aunque la baja concentración de N2 respecto del total (2,7%) hiciera que murieran muchas de ellas.

 Toda la Misión, desde el primer minuto durante el lanzamiento, hasta el retorno a la Tierra, fue registrada por tres equipos de instrumentos subjetivos que portaban cada uno de los astronautas. Sus sensaciones visuales, olorosas, táctiles y auditivas fueron grabadas para futuras investigaciones, sin descartar los responsables de la misión comercializar fragmentos de los registros para recreaciones hiperrealistas de Realidad Virtual.

En suma, objetivo cumplido. Tres seres humanos, armados con sueños y espectómetros, habían conquistado el Planeta Rojo.




VISITE OTRAS NOTICIAS:

DESARROLLAN VEHÍCULO ANTIGRAVITATORIO
Vehículo Antigravitatorio
PROTOCOLO GENÉRICO PARA CASOS DE ONCOLOGÍA HEPÁTICA
L'hopital
SEÑALES INTELIGENTES PROCEDENTES DE ANDRÓMEDA
Señales Inteligentes de Andrómeda
PRIMER TRANVÍA POR LEVITACIÓN MAGNÉTICA EN ROMA
Tranvia
PAREJA DE MAMUTS CLONADOS CONCIBE UNA CRÍA
Mamuts
UNIFICADA AL FIN LA REALIDAD VIRTUAL TOTAL
Realidad Virtual Total
REDUCCIÓN DE ASESINATOS EN USA CON TÉCNICAS PRECOCES DE DETECCIÓN
Cerebro Asesino
GENERAN NUBES ARTIFICIALES SOBRE BURDEOS
Burdeos

AVISO LEGAL    VOLVER ARRIBA     ¡¡ ESCRÍBENOS UN COMENTARIO !!