logo ft
MAGAZÍN UCRÓNICO DE LA CIENCIA Y TECNOLOGÍA DEL MAÑANA
"No le atribuyas cualidades humanas a los ordenadores. No les gusta." ANÓNIMO
   
 
 
BLADE RUNNER (1982)
English

El gigante informático Claymstrom Corporation saca al mercado el primer robot humaniforme inteligente

El coloso tecnológico comercializará un cyborg biocuántico, indistinguible en apariencia a un ser humano, que presumiblemente facilitará la vida a los de carne y hueso. Él mismo terminaría contestando a las preguntas de los periodistas acreditados en su presentación mundial

 

ENTREVISTA: COPERNICO X
ARTÍCULO:
NUEVOS COMPAÑEROS DE SINGLADURA
ARTÍCULO:
DOS ETERNIDADES DE OSCURIDAD...
ARTÍCULO LECTOR: EMBUSTERO

 

N4, LEEDS, INGLATERRA. 9 DE ABRIL DE 2051.

 Noroeste de Leeds, Inglaterra. En la sala de prensa del sanctasanctórum de la Claymstrom Corporation todos sometemos a los comparecientes a un minucioso escrutinio. ¡El golpe de efecto está servido! De las siete personas que los periodistas tenemos delante, sentados tras la mesa rectangular, sobre el cadalso cromado…¡uno es un impostor! ¡Menuda boutade de los sesudos científicos! Una de las siete personas no es tal, no es un ser humano, es Copérnico X, el biorrobot inteligente de la Claymstrom Corporation…¡y todavía no hemos descubierto quién es! La sexagenaria doctora Rachel Calvin, la directora general de la compañía, la española Soraya Arroyo Domínguez y Kumi Kaioto, la neuropsiquiatra japonesa, quedan descartadas: Sabemos que el cyborg imita de forma inquietantemente fidedigna a un hombre. Al eliminar de las apuestas a Peter Claymstrom jr, presidente honorario que viste ironía y calza desdén, atornillado en su silla de ruedas, …¿Quién nos queda?
 
Mide un metro y ochenta centímetros. Pesa ciento doce kilogramos, pero no está grueso, más al contrario: Ostenta unas proporciones apolíneas que nos evocan a esculturas clásicas o renacentistas…¡si Fidias o Buonarroti levantaran la cabeza!

 

 Es difícil aquilatar con precisión la génesis del proyecto. Quizá todo empezó hace un siglo con "Robbie" del "Dios de la Ciencia Ficción". Quizá hace medio con "Asimo" de la firma Honda, con nombre de la citada deidad de la literatura fantástica. Puede que mucho antes: Leonardo da Vinci, no nuestro clon, sino el legendario Uomo Universalis, en pleno cinquecento fabricó un león mecánico para divertimento en la corte de Francisco I, en Francia. Lo cierto es que la obsesión de mecanizar y automatizar del Hombre siempre ha tenido un horizonte que puede que con Copérnico X hayamos finalmente alcanzado. Arbitremos los detalles, desglosemos algunas de sus especificaciones como si se tratara de un electrodoméstico. Pasen, pasen y vean el prodigio biocuántico:

 Mide un metro y ochenta centímetros. Pesa ciento doce kilogramos, pero no está grueso, más al contrario: Ostenta unas proporciones apolíneas que nos evocan a esculturas clásicas o renacentistas…¡si Fidias o Buonarroti levantaran la cabeza! El ingenio posee la energía aproximada de ocho hombres, es decir, ocho veces su potencia por segundo para realizar un trabajo. Concretamente: 815 julios/segundo. Su autonomía es de 720 horas. Sus baterías mixtas han de recargarse cada treinta días y su fuente eléctrica es una pila de hidrógeno. El robot biológico aprovecha, asimismo, su propia energía cinética para optimizar se rendimiento. Su endoesqueleto es de titanio, iridio aleado con platino y fibras de carbono y vidrio. Su exoestructura es fundamentalmente biológica; su dermis es una tupida red de colágeno y su epidermis ha sido cultivada en laboratorio (sembrando células epiteliales sobre una lámina especial) y, curiosamente, es de una pigmentación neutra, que no coincide con ningún grupo racial. Sus ojos, asimismo, han sido clonados en el Laboratorio Synge de Liverpool, bajo el estricto control de la Comisión de Bioética de la UE, supervisora también de todo el proyecto. Otra curiosidad: lenguas, quizás maledicientes, irradian rumores sobre el asombro parecido con la mirada del nieto de Claymstrom...

El cerebro que gobierna a Copérnico X merece mención aparte. Empecemos nuevo párrafo que lo merece:

 

 Hablamos de la joya de la corona de la multinacional británica. Hablamos de una estructura de nueve kilogramos y medio. Ahí es donde se concentra lo más granado de la tecnología generada por la humanidad desde que Benjamín Franklin correteara con una cometa para domesticar la electricidad. Se trata de un microprocesador dual bioelectrónico-cuántico capaz de realizar un número astronómico e impreciso de operaciones lógicas por segundo (MIPS). Un indeterminado número de operaciones pues su red neuronal crece cada día y por que su malla cuántica, por la que circulan billones de qbits (bits cuánticos) hace lo propio. El "cerebro" posee, como el humano, dos hemisferios, independientes pero interconectados, izquierdo y derecho, bioelectrónico y cuántico respectivamente. Este último goza de un poderoso blindaje de aluminio (jaula de Faraday) que lo aísla de campos electromagnéticos exteriores; la "contaminación electromagnética" lo convertiría en inoperante. Siguiendo las teorías de Ignacio Cirac y Peter Zoller el hemisferio cuántico encierra una "trampa de iones" de átomos de litio dispuestos en hilera, que se excitan para las operaciones input/output usando un láser de gran precisión, consiguiendo la emisión o no de fotones de sus órbitas exteriores. Con su disposición geométrica lineal se consigue un "efecto dominó" cuantificado en un espacio tan minúsculo que necesariamente debe ser medido en fermi (10^-16 metros) o en atómetros (10^-19 metros). La implementación de puertas lógico-cuánticas fue clave en su arquitectura y determinante para su capacidad brutal de computación, comparada con los ordenadores clásicos digitales. Respecto al otro hemisferio, el izquierdo bioelectrónico/cuántico, reconocen los responsables del proyecto que funciona como las dos caras de una misma moneda: Por un lado su función básica es gobernar y monitorizar los complejísimos algoritmos que rigen el lado derecho, con múltiples misiones de cobertura y duplicación por si éste falla. También es el responsable de copias de seguridad y cambios metabólicos en la parte biológica de Copérnico X....
 
"Es como un perfecto ajedrecista que, no sólo verá su jaque mate en 26 jugadas, sino que preverá también la reacción del perdedor, las consecuencias sociales de su victoria, su estrategia en las próximas partidas…; como por ejemplo si le convendrá llevar una corbata rojo chillón, que según conoce por su biografía sabe que irrita y desconcentra a su futuro oponente. El 'Deep Blue' que venció a Gari Kaspárov, el siglo pasado, es un ábaco capado comparado con nuestra creación."

...Sin embargo y a pesar de la malla neuronal que complementa al microprocesador y acelera sus respuestas entrada/salida gracias a la enorme velocidad de los impulsos nerviosos, su velocidad eletroquímica es insuficiente para seguir al hemisferio cuántico y hace de lastre. "Forma un cuello de botella que ralentiza todas las operaciones cuánticas pero, a cambio, las convierte en mucho más seguras. Es como conducir un Ferrari a 50 kilómetros por hora sabiendo así que no te saldrás en las curvas" comenta Robert Turing analista matemático del proyecto. "Nuestro sueño, a medio plazo, es avanzar en el conocimiento de la tecnología cuántica lo suficiente como para poder controlarla y prescindir así del hemisferio bioelectrónico", añade...


-"Por favor, siéntense. Se lo ruego, …"-dice el ¿hombre? de aspecto sereno, voz de granito, que parece quizá latino, quizá europeo o árabe o mongol o mulato…Definitivamente no tiene una etnia definida. Sus facciones son regulares y simulan a la perfección a la de un atractivo hombre de unos cuarenta años... Sus manos parecen perfectas, su mirada profunda y sensata. Su cabello castaño perfectamente dividido y ordenado gracias a una raya clásica.-"Gracias por cederme la palabra, señor Claymstrom."-Después, gira la cabeza y nos contempla apacible.-"Si les parece, continuaré yo respondiendo las preguntas."-Silencio como traído de otra parte, de otro tiempo.
 
 Volviendo de nuevo al lado que usa la nueva física que preconizó Max Planck, su cerebro se halla dividido en once áreas diferentes una de las cuales nos ha llamado la atención: es la responsable de su inteligencia intuitiva y anticipatorio. Al igual que sus sentidos cubren un radio de 3 kilómetros cúbicos de su perímetro (puede 'escuchar', 'ver' y 'oler' con ese margen), su inteligencia puede prever matemáticamente acontecimientos a corto (una semana), medio (un mes) y largo plazo (un año) con una precisión inversamente proporcional a la distancia temporal. Obviamente, cuanta más información recoja de su entorno gracias a sus sentidos, o a su conexión permanente e inalámbrica a la Red Universal, más acertadas serán sus predicciones. Esta característica, una de las más novedosas, la que le confiere una composición espacio-temporal exacta es, según sus creadores, la que más le humaniza. El sistema es muy complejo: lo cierto es que nos perdemos un poco en las ecuaciones del cuadernillo que nos han repartido pero creemos entender que en sus proyecciones a medio y a largo plazo se le recortan progresivamente las variables para no colapsar el sistema. "Es como un perfecto ajedrecista que, no sólo verá su jaque mate en 26 jugadas, sino que preverá también la reacción del perdedor, las consecuencias sociales de su victoria, su estrategia en las próximas partidas…; como por ejemplo si le convendrá llevar una corbata rojo chillón, que según conoce por su biografía sabe que irrita y desconcentra a su futuro oponente. El 'Deep Blue' que venció a Gari Kaspárov, el siglo pasado, es un ábaco capado comparado con nuestra creación. La verdad es que da un poco de miedo. Yo por eso, en cuanto tuvo conciencia me hice su amiga y confidente"-Bromea, tras el ejemplo, la doctora Calvin.


 
Sobre su inteligencia es difícil sintetizar y comparar con patrones humanos. Algún compañero se sube al tópico y pregunta a 'gran jefe' sobre su C.I pero él elude la cuestión: "No puede establecerse una similitud entre la inteligencia humana y la de Copérnico y por lo tanto equivalencia alguna en los métodos para medirla. En fin, altita, ¿no? Supongo, por dar la cifra que esperan como hienas todos ustedes, que unas ciento cincuenta mil veces más inteligente que los malogrados robots gemelos que viajaron a Marte."-y el viejo magnate se gira hacia las dos mujeres y un hombre que tiene a su diestra. Su sonrisa de viejo truhán le delata ¡Dios mío! El misterio queda resuelto. En el lado opuesto de la mesa quedan-además de Rachel Calvin-el matemático estadounidense Robert Turing y el antropólogo qatarí Amir ibn Nusayr. Nos levantamos la sala de prensa entera, todos sin escepción, y enfocamos nuestros sentidos sobre el ¿hombre? encorsetado entre de la directora Soraya Arroyo y Kaioto, la neuropsiquiatra japonesa. ¿Quién es ese individuo? ¿Qué cargo ostenta en la compañía?

¡En ese momento sentimos una de las emociones más intensas de nuestras vidas.!

-Por favor, siéntense. Se lo ruego, …-dice el ¿hombre? de aspecto sereno, voz de granito, que parece quizá latino, quizá europeo o árabe o mongol o mulato…Definitivamente no tiene una etnia definida. Sus facciones son regulares y simulan a la perfección a la de un atractivo hombre de unos cuarenta años. De la cruz de su camisa cobalto oscuro emerge un poco de vello. Sus manos parecen perfectas, su mirada profunda y sensata. Su cabello castaño perfectamente dividido y ordenado gracias a una raya clásica.-Gracias por cederme la palabra, señor Claymstrom.-Después, gira la cabeza y nos contempla apacible.-Si les parece, continuaré yo respondiendo las preguntas.-Silencio como traído de otra parte, de otro tiempo.

-Como ya han adivinado todos ustedes mi nombre es Copernico X y, como quizá diría el divulgador científico, Carl Sagan, no soy más que un insignificante granito de arena en las orillas del océano cósmico. No sé cuán inteligente soy con parámetros humanos, sólo que estoy aquí para usar todos mis recursos en su beneficio. Estoy aquí para servir y aprender-El cyborg construye sus frases con musicalidad y cadencia exactas a las que nosotros usamos. Incluso detectamos un cierto titubeo que junto a su mensaje transmite humildad por los cuatro costados casi propia de la idiosincrasia nipona.-El astrónomo polaco que me cedió póstuma y amablemente su nombre representó un punto de inflexión en las concepciones humanas del universo. Ya he debatido con mis creadores que dentro de este insigne nombre me pesará la responsabilidad, que las expectativas depositadas en mí serán demasiado elevadas, que representar el giro "copernicano" de las relaciones hombres-máquina será un honor, un reto fascinante, pero también cumbre casi inalcanzable…

-¿Para que…sirve usted?-Pregunta directamente un colega, sin ambajes. La máquina biológica/cuántica por primera vez sonríe y, claro, nos desarma.

-Mis aplicaciones son casi ilimitadas pero, no se preocupen, también mi precio de manera que durante el tiempo necesario para que se crucen la curva de la demanda con la de la producción en serie, y se abarate así mi coste, dispondrán de margen para pensar en qué usarme.-Cuando terminaron las carcajadas añadió con una cortesía exquisita de lord británico:-Disculpe, señor de Saint-Étienne.-comienzó leyendo las diminutas letras del letrero rectangular de su camisa a cincuenta metros-Espero que no le haya ofendido mi broma, aunque por su forma de reír, no lo parece. En cualquier caso no tengo ningún inconveniente en disculparme. Hablando en serio le diré que la Claymstrom Corporation me concibió para un uso eminentemente social y carácter civil. Mi capacidad polivalente para desarrollar tareas no puede eclipsar ese inequívoco objetivo. Si somos estrictos con su pregunta le diré que yo, como entidad individual me dedicaré fundamentalmente a tareas de promoción, como la que hoy nos ocupa. Ello no implica que no se me someta a duras pruebas físicas e intelectuales en las instituciones que piensen que una unidad de mi serie les puede ser útil para sus fines. Mis futuros compañeros, y en respuesta a su pregunta en términos genéricos, podrán cuidar ancianos y niños, servir de enfermeros o auxiliares en hospitales, actuar de aguerridos bomberos en peligrosos incendios o de negociadores en secuestros. Como al principio seremos muy pocos se habrá de priorizar con criterios estrictamente humanitarios.

-A finales del siglo pasado la explosión de los transbordadores espaciales 'Challenger' y 'Columbia' retrasaron la carrera espacial, puede que décadas. El "asesinato" de una niña, hace quince años, a manos de un robot, ¿retrasó la carrera biotecnológica? ¿Cuan seguro es usted?-La periodista coreana transformó, de un segundo para otro, la apacible atmósfera que se respiraba en la enorme sala de prensa en otra cosa. En las palabras de Copérnico X parecía desprenderse que todo volviera a su ser. ¿Sería convincente?

-Efectivamente. Aquella desgracia fue, además de una tragedia irreparable, rémora en los estudios de biotecnología y, desde cualquier ángulo que se aborde, es completamente justificable. El rechazo social que experimentaron los robots se tradujo en el recorte inmediato de las subvenciones gubernamentales a los laboratorios. Hubieron de transcurrir lustros para que dicho rechazo remitiera. Venía a decir el gran director de cine británico Alfred Hitchcock que era "delicado" trabajar con animales o con niños y, sin duda, hubiera añadido a los robots humanoides a su lista, si hubiéramos existido. Es normal dicho rechazo pero le diré que dispongo de diez estrictas directivas de seguridad dispuestas en serie exponencial que me impedirían hacer daño físico a un ser humano. No les quiero aburrir con cifras huecas pero estadísticamente existen muchas más posibilidades que caiga un microasteroide esférico encestándose en la canasta del equipo que pierde por 2 puntos en el último segundo la final de la NBA a que yo pegue a un niño. He sido sometido a rigurosas pruebas físicas y virtuales durante años y la Compañía ha tenido que superar un sinfín de barreras legales, demostrando competencia y seguridad, para que yo esté hoy aquí hablándoles. Yo sólo le pegaría a un niño…¡conocimiento!

-¿Puede usted o los de su serie, mentir? Si disponen de esa facultad probablemente esta sea la pregunta más inútil y absurda de la historia del periodismo... En nuestra revista, Tiempos Futuros, le hemos propuesto como una de las 7 Maravillas Tecnológicas de todos los tiempos, clasificación simbólica que arbitra bianualmente la Asociación de Revistas Científicas y Tecnológicas de Europa, America y Asia. Suponemos que no quedaría bien figurar en esa prestigiosa lista y apuntar maneras de pinocchio. -Preguntamos desde los asientos de nuestro periódico.

-Ja ja ja.-Al menos su risa parece sincera y ello y su anterior chiste contesta a otro de los infinitos interrogantes: Posee sentido del humor-No, no puedo mentir, señor Marchena, aunque tiene usted razón: De momento creerme será un acto de fe. Sólo una comprobación empírica a lo largo de una prudente línea de tiempo verificará mi afirmación. En cualquier caso n gracias por la propuesta, sinceras, claro.

-¿Puede explicar de forma somera la génesis de su proyecto?-la joven periodista africana parecía muy nerviosa y el cyborg parece percibirlo; Entonces engoló su voz generando un efecto sedante, casi balsámico, rematando su contestación con una ocurrencia que relajó la tensión.


-Estaré encantado en hacerlo, señorita Menguele, en la medida que los pequeños tics en las pupilas del señor Claymstrom no incrementen su frecuencia, lo que revelaría un grado de impaciencia insoslayable.-Éste sonrió, como satisfecho con su querubín, dando pábulo a que el resto de comparecientes y periodistas hiciéramos lo propio.- Es difícil determinar la casilla de salida de toda esta locura que ha desembocado en que hoy yo esté aquí hablando casi obscenamente de mi mismo. Si les parece me ahorraré la visita guiada por el ábaco precolombino, la imprenta de Gutemberg, que en verdad proviene de la China del siglo X o, más recientemente mentar a Charles Babbage y su socia, hija de Lord Byron, que por cierto elaboraron los principios matemáticos de la computación moderna. Vayamos a la biotecnología y a un caso concreto, como podría citar cualquier...
 
"Les adelanto que la compañía que me fabricó ya ha apalabrado una entrevista con uno de los medios aquí presentes. En ella, desgranaremos muchos más detalles de mi ser.-Entonces vuelve a arrancar sonrisas del todos los presentes.-Por cierto, como me gusta ese plural mayestático; me siento como Margarita de Austria o cualquier deportista moderno o torero contemporáneo."
 
...otro: En Julio del año 2003, científicos norteamericanos y australianos crearon un "ente", mitad electromecánico, mitad biológico. La parte inerte, un brazo articulado que termina en una especie de mano que sostiene lápices de colores sobre un papel. La clave está en el "cerebro" que gobierna dicho brazo: unas cincuenta mil neuronas de rata que "viven" en un acuario electrónico. Las neuronas se encuentran conectadas a través de 32 pares de electrodos a un microprocesador que traslada la actividad neuronal traduciendo sus patrones nanoeléctricos al brazo robótico. Lo que pinta el brazo, evidentemente se aleja mucho de un Rembrandt, pero tienen una impronta biológica alejada de la fría aleatoriedad matemática...

 

-...El sistema, con el tiempo tiene el potencial de "aprender", "evolucionar" y volverse menos caótico. También a principios de siglo Isao Shimoyama, de la Universidad de Tokio, realizó un experimento inverso, implementando un circuito electrónico, una cámara y algunos electrodos en una cucaracha, para teledirigirla con un joystick. ...Bien, podría citar miles de experimentos realizados en las primeras décadas de esta centuria pero el joystick con el que me teledirige el señor Claymstrom es inalámbrico y psicológico; me temo que sus microespamos musculares retinianos han alcanzado la frecuencia crítica y he de dar paso a la última pregunta. Les adelanto que la compañía que me fabricó ya ha apalabrado una entrevista con uno de los medios aquí presentes. En ella, desgranaremos muchos más detalles de mi ser.-Entonces vuelve a arrancar sonrisas del todos los presentes.-Por cierto, como me gusta ese plural mayestático; me siento como Margarita de Austria o cualquier deportista moderno o torero contemporáneo.

-Señor…Copérnico…-el periodista del bicanal tridimensional de la canadiense JJT, dispara en el centro de la diana poniéndo al cyborg en un compromiso, del que se zafaría con habilidad, sin entrar al trapo de la amable provocación-….el gran Unamuno decía que "la consciencia es una enfermedad". ¿Corrobora dichas palabras de un sabio?

-Mmm. Buena pregunta, señor Williamson. Es cierto, gran filósofo y escritor español Miguel de Unamuno, y muy buena cita, esa que me comenta. Se la cambio por esta, también del celebérrimo bilbaíno de la 'generación del 98'. Por favor, no se ofenda ni se sienta aludido, es literal: "Llamo rumiantes a los hombres que pasan la vida rumiando la miseria humana, preocupados de no caer en tal o cual abismo"



VISITE OTRAS NOTICIAS:

TELEQUINESIA BIÓNICA: REALIDAD COTIDIANA
Telequinesia
ÉXITO CON EL PRIMER TRADUCTOR "LENGUAJE DELFÍNIDO"
Delfines
TRANSFIEREN INFORMACIÓN DEL CEREBRO A UN SOPORTE EXTERNO
Transferencia Información de un Cerebro
LOS ANTIGUOS EGIPCIOS PUDIERON VOLAR
Egipto
DESHIBERNAN AL PRIMER SER HUMANO
Píldora de la Inmortalidad
POR PRIMERA VEZ UN ORDENADOR GANA PRÍNCIPE DE ASTURIAS
Victor Hugo 3000
PRIMER SER HUMANO PISA LA SUPERFICIE DE MARTE
El primer Ser Humano Pisa Marte
SE CIERRA EL CINTURÓN DE ESPEJOS FOTOVOLTÁICOS ALREDEDOR DE LA TIERRA
Anillo Kensner

AVISO LEGAL     VOLVER ARRIBA              ¡¡ ESCRÍBENOS UN COMENTARIO !!