logo ft
MAGAZÍN UCRÓNICO DE LA CIENCIA Y TECNOLOGÍA DEL MAÑANA
"No puedes enseñar nada a un hombre, sólo a encontrar dentro de sí mismo"  GALILEO GALILEI
 

ENTREVISTA A MATSUO ASHIKAGA     English Version

 
 

RELACIONADOS:
NOTICIA:CIENTÍFICOS JAPONESES CONSIGUEN TRANSFERIR CON ÉXITO
INFORMACIÓN DE UN CEREBRO HUMANO A UN SOPORTE INFORMÁTICO EXTERNO

ARTÍCULO: CON LA GALAXIA A CUESTAS

Nagoya, Japón , 25 de Abril de 2051
 Nagoya, cuarta ciudad de Japón, se despliega desde el aire y ante nuestras retinas con una rotundidad demoledora, dispuesta a laminar cualquier vestigio carpetovetónico que quedara en nuestra conciencia. Lo nuevo galvaniza lo tradicional, respetándolo, protegiéndolo, abrazándolo. Alberto Ho, adjunto a la dirección de la revista, me guía por el espaciopuerto de Chubu con la misma precisión que yo me muevo por el barrio de Chamberí madrileño. La capital de la prefectura de Aichí bulle como la antigua Constantinopla en tiempos del emperador bizantino Justiniano. Pero aquí no mueren para distraer al pueblo los gladiadores en el Hipódromo, sucedáneo del Gran Circo Romano, sino que todo orbita en torno a la Universidad, donde no suele morir nadie. El aerotaxi serpentea de forma delirante recordándome la escena cinematográfica del "Quinto Elemento", en la que Bruce Willis interpreta en el celuloide el trocito de futuro que ahora estoy viviendo yo. También me viene, de repente, una cita de Moliere: "La muerte es remedio de todo los males, pero no debemos echar mano de éste hasta última hora"; mi vida, aquí en el futuro, tampoco es tan mala como para que me la "arregle" el conductor esquizoide de la gorrita. La serenidad de Alberto roza la indignidad cuando tengo que despertarle (con mis ojos fuera de las órbitas y el corazón gravitando a diez centímetros de mi pecho) al divisar a lo lejos la deslumbrante Bahía de Ise. Allí ha vivido durante el proyecto el doctor Matsuo, en un pequeño y austero apartamento de 10 tsubo, que mi compañero de ascendencia nipona tiene la amabilidad de traducirme a unos 65 metros cuadrados, (unidades más amables que los tatamis de 1,8 x 0,9 metros). Después de indicarle al taxista la dirección exacta éste aterriza en lo que a mi se me antoja un picado y desaparece sin dejarnos apenas descender de la pequeña aeronave. Minúsculas ondas de radio restan algunos dígitos a nuestra cuenta bancaria en sigilosa felonía tecnológica.
 
"No, señor Galán. Nuestra memoria no sólo nos engaña a nosotros sino que, o consecuencia de, lo hará con cualquier polígrafo. No nos interesa cual fue la realidad, tan sólo los mecanismos bioelectrónicas precisos para volcar recuerdos en un ordenador y, si tenemos éxito, realizar el proceso contrario. La mitad del trabajo ya está hecho."


 Ricardo, te presento al Océano Pacífico. Allí abajo parten los transbordadores en dirección a la isla de Okkaido.-Y señala unas vieja dársenas con antiguos "hovercraft" que ahora deben de ser como piezas de museo flotantes.-Mis padres vivían en el lado opuesto de la ciudad, capturando momentos hermosos, envejeciendo apaciblemente, reciclando basura mientras esperaban el siguiente terremoto.-Detecto un destello melancólico en su mirada que deshace rematando con una broma:-Allí en España tenemos las tapitas.

 -¡Sean bienvenidos!-Dice en perfecto castellano cervantino, inclinándose suavemente y desde el quicio, un hombre de unos setenta años que nos abre la puerta, ataviado con ropa occidental.-¡Zapatos fuera!

 Atravesamos descalzos un estrecho corredor lleno de cachivaches que, cual trampas, sorteamos no sin cierta dificultad. Alberto cae en la tela de araña sutilmente tejida, enganchándose en el manillar de una anacrónica bicicleta, y suelta al septuagenario arácnido una pequeña parrafada en la lengua de los emperadores. Éste le contesta:

 -Sí, señor Ho. Todos los días incluso los de lluvia. La Universidad queda a tres kilómetros de aquí y mi corazón y ese armatoste se han hecho íntimos amigos. Admito que tengo ganas ya de salir de este cubículo y volver a mi casa de las afueras en Utsumi -Luego me mira y añade desplegando sus aptitudes telepáticas:-Tranquilícese, señor Galán, dispongo de una sala totalmente occidentalizada por lo que no será preciso que me realicen la entrevista "tirados" en un tatami. Sé lo que ustedes aprecian el uso antropológico que la evolución confirió a nuestras posaderas.-Y cumple lo acordado, esforzándose y consiguiendo ser perfecto anfitrión: Delante de un refresco de cola y un descafeinado y con nuestros culos bien pegados a los cojines de un cómodo sofá comenzamos nuestro trabajo:

-FT: Queremos agradecer en nombre de nuestra revista, Tiempos Futuros Future Times, y en el nuestro propio, su deferencia al concedernos unos minutos de su valioso tiempo. Como comprobará no traemos ningún fotógrafo con nosotros, tal como nos pidió. Como ya habrá deducido, Alberto nos ayudará cuando nos enganchemos en la arista de algún concepto técnico.

-MATSUO: Bien, comencemos pues. ¿Saben algo de literatura japonesa?-pregunta intercambiando los roles, armado con dos interrogaciones.

-FT: Bueno, en mi casa se leyó a Mori Ogai, al Nóbel Oé Kenzaburo e incluso a Yukio Mishima, aún después de tener el feo detalle de suicidarse.-contesta, evidentemente, mi compañero. Admito mis limitaciones al reconocer que lo más oriental que he leído es a Dostoievski, moscovita todo él, y patrio a Ausiàs March, brillante valenciano del siglo XV.

-MATSUO: Me refiero a literatura japonesa antigua. Kakinomoto no Hitomaro fue cortesano y poeta del siglo VII, que centró sus escritos en los sentimientos y lugares que recordaba frecuentar con su fallecida esposa. Si aquel excepcional escritor hubiera volcado sus recuerdos en "nuestra máquina", a medida que se iban sedimentando en su sistema límbico, y dispusiera de algún método para "devolverlos" posteriormente a su cerebro, quizá…

-FT:…quizá…-Agradecimos la interesante introducción que el doctor Ashikaga realizó, sumergiéndonos directamente en "el tema".

-MATSUO: …quizá jamás hubiese escrito tan bellos poemas al verse desengañado. Al recordar mentimos: Esculpimos la realidad que nos conviene recordar, no la que en verdad sucedió. Lo malo se minimiza y edulcora, lo bueno se maximiza, lo desconocido se deduce, cuando sencillamente no se inventa.

-FT: ¿Quiere decir que tendrán que incorporar un polígrafo a su máquina, como usted la llama, para constatar que lo que recuerde un sujeto es cierto?

-MATSUO: No, señor Galán. Nuestra memoria no sólo nos engaña a nosotros sino que, o consecuencia de, lo hará con cualquier polígrafo. No nos interesa cual fue la realidad, tan sólo los mecanismos bioelectrónicos precisos para volcar recuerdos en un ordenador y, si tenemos éxito, realizar el proceso contrario. La mitad del trabajo ya está hecho.

-FT: Por eso le llaman "El cazador"; de recuerdos, presupongo. Siguiendo el símil, todavía no sabe qué hacer con las piezas que caza, si un trofeo taxidermista encima de la chimenea o un chuletón que deglutir un domingo en barbacoa con sus amigos.

-MATSUO: Ja ja ja.-Él contrataca con otro símil, esta vez informático.-Es como si dispusiéramos de un software avanzado pero que solo "corre" en el ordenador en el que se generó, aunque lo podamos almacenar en un DVDH externo. Quizá me guste más lo del cazador, admito. Parece más exacto teniendo en cuenta que los recuerdos, los nuevos que se generan, recorren un camino en el cerebro que pasa por áreas de…
 
"¡Jamás subestimen al cerebro humano comparándolo con un mecanismo artificial! No pongan a William Shakespeare al mismo nivel que una tostadora."
 
-en ese momento mira a mi compañero y termina la frase en japonés. Éste balbucea algunos conceptos técnicos muy específicos…(subculum…, giro dentado…área 36 de Brodman…) pero que el doctor aclara presto y Alberto traduce diligentemente:-…hipocampo, la amígdala, la corteza entorrinal y parahipocampal, antes de almacenarse definitivamente a otras zonas. Hay que perseguirlos…


-FT: Por ese motivo se han centrado ustedes en recuerdos antiguos, ¿no es así?

-MATSUO: Sí, aunque por más razones. Las señales electroquímicas de éstos nos fueron más sencillas, o menos complejas, de decocodificar. Le aseguro que sin el equipo matemático-informático del que disponemos no estaríamos hoy aquí hablando. Ah, y antes de que me pregunten la gran tontería que si han perpetrado algunos de sus colegas: Lo que está en el soporte digito-cuántico son meros datos, almacenados en matrices n-dimensionales, que permiten muchos matices, muchos campos en una database, pero, a la postre, datos. No tiene nada que ver con "inteligencia artificial", términos que detesto verlos escritos juntos en la misma frase. Sé que con ustedes colabora esporádicamente el biorrobot cuántico de la Claymstrom Corporation. Pregúntenle, si tienen ocasión: estoy convencido que estará de acuerdo conmigo.

-FT: No cree entonces, y perdone la herejía conceptual, en la inteligencia artificial.

-MATSUO: Llevamos miles de años sin ponernos de acuerdo en qué es nuestra inteligencia como para ahora jugar a ser dioses inventando una nueva modalidad, que, a buen seguro tampoco sabremos definir. No me malinterpreten: Estoy encantado con la aparición de nuevos entes artificiales pero no les llamemos inteligentes, sino que desarrollan conductas inteligentes, que no es lo mismo. Los nuevos avances me han permitido penetrar virtualmente en un cerebro humano, como quizás nadie nunca antes lo hizo, y les aseguro que lo que allí se "cuece", nada tiene que ver con lo que le da consciencia a su nuevo colega de su revista. Y ya no solo hablo de la evidente diferencia electro-química…

FT: …Si, ya le entiendo, no sólo se trata de iones de potasio y sodio que salvan diferencias de potencial, dentro de nuestra cabecita, dentro de nuestras neuronas…

-MATSUO: …bien, veo que ha hecho usted los deberes…Sí, el equivalente serían bits y espines cuánticos que fluyen de un lado a otro. Pero le decía que las diferencias de concepto en los procedimientos son tan profundas, y el espectro intelectual humano es tan amplio, que cualquier comparación es mera literatura barata. ¡Jamás subestimen al cerebro humano comparándolo con un mecanismo artificial! No pongan a William Shakespeare al mismo nivel que una tostadora.-en ese momento, decidimos reconducir la entrevista. No queremos entrar en otro debate con el doctor y disuadirle que Copernico X es la tostadora más prodigiosa jamás concebida.

FT: Bien, doctor Ashikaga, llegados a este punto y profundizando en algo que sólo ha citado a vuelapluma…¿cuan cerca está la ciencia de recorrer la segunda parte del camino? Creo que sabe que me refiero.

-MATSUO: Bueno, en primer lugar le diré que todavía no sabemos si el proceso es reversible. La Universidad de Jerusalén, pionera en controlar la motricidad de miembros, tras decodificar señales emitidas por el cerebro, anda trabajando en una máquina muy especial. Se trata de un laboratorio bioquímico portátil gobernado por un ordenador cuántico. O si lo prefieren, un ordenador cuántico dotado de un periférico que genera sustancias biocompatibles y potencialmente inyectables a un ser humano, en combinación con impulsos eléctricos, claro. Quizá lo de "inyectar" recuerdos pase de ser una forma de hablar a algo literal. Contestando a su pregunta le diré que no sé si estamos lejos o cerca de nuestro objetivo, lo que sé es que estamos, que es lo primordial.

FT: Y esos impulsos eléctricos tendrían como misión específica…


-MATSUO: …estimular regiones del hipocampo, y microscópicamente, estimular axones o las prolongaciones de neuronas concretas y que, partiendo de ese impulso comience el baile: estimulación de vesículas…-busca una palabra precisamente en los lugares de los que habla y no la encuentra. Mira a Alberto y tras decírsela en japonés este aclara:-… presinápticas,-y él repite:-…eso, presinápticas, liberación por éstas de neurotransmisores a las hendiduras sinápticas o microespacio entre neuronas, despolarización de la neurona adyacente gracias a sus receptores especializados, y así continuar la cadena. Usted ha preguntado, ¿problemas?: Todos. No tenemos ni idea qué regiones del hipocampo serían más adecuadas para realizar dicha estimulación. No sabemos si la tecnología microelectrónica actual nos permitirá seleccionar grupos concretos de neuronas sin “contaminar eléctricamente” las anejas. No sabemos si la ciencia bioquímica actual podrá suministrar sustancias idénticas y en idénticas microdosis a las que sintetiza el cerebro humano y que actúen como catalizadores del proceso.


-FT: Claro, no se trata de darle la vuelta a su exitoso experimento, como si fuera un calcetín…

-MATSUO: Pues no. Los procesos de memorización y rescate de recuerdos no son simétricos en el cerebro humano. Electroquímicamente son bien diferentes. Cada vez que uno recuerda algo, entre otras cosas, circula flujo eléctrico desde áreas del lóbulo temporal medial a la corteza, creando nuevas conexiones en ésta, modificando su-Alberto vuelve a erigirse su traductor simultáneo-citoarquitectura-: cambios intracelulares, síntesis de proteínas, conexión de éstas en las terminales sinápticas, y el ulterior aumento de número y espesor de las mismas. Recordar cambia nuestro cerebro, aunque también lo hace "fabricar" nuestros recuerdos: El hipocampo se encarga de "transportar" información que se encuentra en la memoria de corto plazo al córtex, donde finalmente se guardan éstos. Un hipocampo dañado, impide generar nuevos recuerdos. Esto lo hemos averiguado gracias a investigar a personas lobotomizadas, con sus cerebros deteriorados por accidentes o enfermedades. Dichos mártires hicieron avanzar a la neurofisiología con pasos de gigante.

-FT: Ahora usarán otra clase de mártires más peludos y con menos componendas que los humanos…

-MATSUO: Esa es la idea. Encima de la mesa del Consejo de Administración del Organismo Internacional Para el Conocimiento del Cerebro se halla un proyecto de investigación cuyos protagonistas son dos preciosos orangutanes, Yin y Yang. Se trata de enseñar a uno de ellos la pauta para encontrar alimento en su jaula, almacenar su recuerdo en un soporte e intentar imbuírselo o transmitírselo al otro, que jamás se ha encontrado entre esas cuatro paredes. El experimento, le admito, es muy complejo empezando por lo ya conseguido a nivel humano con J.N.D: ¿Cómo diablos le convences a un simio para que piense en algo de forma intensa y especifica? Queremos conectarle a la máquina en el mismo momento en el que busque la comida y, por lo tanto sus diferentes regiones corticales empiecen a iluminarse en nuestras pantallitas. Su fisiología e histología son lo suficientemente similares a las de un humano como para que nos permitiere dar un enorme salto en la investigación.-Entonces se dirige a mi compañero al que pregunta algo y después añade otra frase más o menos larga. Alberto Ho se gana el sueldo un mes al traducirme las dos frases:- " ¿A mi que me importa que su desarrollo ontogenético, su piamadre, su encéfalo o su proyección somatotópica sean diferentes a las nuestras? Los orangutanes difieren de los humanos en sus células denominadas spindles, en el cingulate anterior o en la corteza frontoinsular pero eso no es relevante para articular un mecanismo de transferencia viable para homo sapiens." -El doctor, en ese momento parece exaltado pero, tras su pregunta retórica, se calma confesando:-Disculpen, es que llevo meses discutiendo con el Consejo, que es quién provee de fondos los experimentos. Sin su aquiescencia no hay nada que hacer.

-FT: ¿Cree que se los concederán? Supongo que su rotundo éxito tiene que ayudar en esa dirección.

-MATSUO: No lo crea, señor Galán. Yo mismo formo parte de ese Consejo desde el 2029 y me encuentro en aplastante minoría. Esto me recuerda a su compatriota, el inefable pintor Salvador Dalí, en el siglo pasado. Fue expulsado del Movimiento Surrealista por ser demasiado…¡¡surrealista!! Sinceramente no sé si terminarán echándome del Organismo Internacional para el Conocimiento del Cerebro precisamente por consagrar mi vida al epígrafe que lo define. La audacia mueve las ruedas dentadas del mundo pero lo hace tras sortear, además de las dificultades intrínsecas al objetivo final, los palos que las momias conservadoras introducen en los mecanismos para que dejen de girar.

-FT: Al margen de los problemas fiduciario-administrativos, ¿qué expectativas abre lo conseguido en su laboratorio de Nagoya?

-MATSUO: Todas. Ninguna. Una galaxia de posibilidades sobre el papel, negro sobre blanco, y en nuestra imaginación. Metamorfosear esa teoría en realidades tangibles costará mucho esfuerzo y…¡siglos! El córtex frontal granular formado por células piramidales encierran más secretos que las enormes construcciones egipcias de la meseta de Gizeh.

-FT: Bueno, pero… ¿nos puede concretar algo? Hemos escuchado rumores que su hallazgo científico puede implicar una luz de esperanza para personas con tumores cerebrales inoperables, no así para las aquejadas por infecciones bacterianas, víricas o priónicas.


"Con toda probabilidad una mutación beneficiosa surgió en nuestros cerebros hace aproximadamente unos 38.000 años, en pleno paleolítico superior. Desde entonces somos más curiosos, y por lo tanto más entrometidos, pero también más creativos."
 
-MATSUO: No siga por ese camino; no se lo reprocho porque ustedes, los periodistas, usan su verborrea como yo mi bisturí, diseccionando para llegar a dónde desean. En nuestro argot podría decirse que usan con profusión el área de Broca, o área motora del lenguaje. Decía el poeta griego Píndaro que la resignación es un suicidio diario; pero la audacia no está reñida con la cautela o en palabras de su gran Calderón de la Barca, el valor es hijo de la prudencia, no de la temeridad. Si, señor Galán, la idea es transferir la información que reside en un área del cerebro donde se hallase el desarrollo maligno celular, a otra región del mismo órgano, para poder extirpar la zona enferma. Lo que sabemos es que se puede hacer, que nuestro órgano pensante es flexible, adaptable, modulable, como los asientos de una aeroberlina pero, señor, no tenemos ni idea de cómo hacerlo. Hoy en día es ciencia-ficción. Algún día quizás…


-FT: No era nuestra intención ofenderle señor Ashikaga. Piense que todos tratamos inconscientemente de interpretar lo sucedido y extraer consecuencias, supongo que muy a menudo, disparatadas.

-MATSUO: Me hago cargo. Con toda probabilidad una mutación beneficiosa surgió en nuestros cerebros hace aproximadamente unos 38.000 años, en pleno paleolítico superior. Desde entonces somos más curiosos, y por lo tanto más entrometidos, pero también más creativos. Creo en ese momento de la prehistoria nuestro cerebro dio el salto que algún día nos hará llegar a las estrellas.

FT: Gracias, señor Ashikaga, por concedernos esta entrevista y también por interpretar mi indiscreción como fruto de los delirios cromosómicos que supusieron tal salto para la humanidad. Le debo una cena.

-MATSUO: Le tomo la palabra. Olvide el viaje interestelar: La gastronomía española, sus vinos son, sin duda, culmen de dicho salto.

AVISO LEGAL    VOLVER ARRIBA   ¡¡ ESCRÍBENOS UN COMENTARIO !!