logo ft
MAGAZÍN UCRÓNICO DE LA CIENCIA Y TECNOLOGÍA DEL MAÑANA

“La vida es como una leyenda: no importa que sea larga, sino que esté bien narrada” SÉNECA

 
FUTURE ADVENTURES - EL DIOS VIRTUAL - CAPÍTULO 5
 
 
Future Adventures
NOVELA CORTA
El Dios Virtual

BREVE SINOPSIS

Estación de Origen: Cochambrosa, decadente, Realidad Real. Que asco.
Estación Destino: ¿Resplandeciente? ¿Histriónica?
Realidad Virtual Total. Ni una mota de polvo y en eso nos convertiremos o no, depende.
Coprotagonista: Preciosa "knowbot", Olimpia Freeworld. Silicona hecha bytes pero con mucho más cerebro que los babosos que la desean.
Objetivo: Desentrañar el origen de los inexplicables crímenes generados...¡¡dentro del cyberespacio!!
Dos frases:"Prohibido Pensar en Monos" "...fui el primer ser humano en regalarle a su esposa un kilómetro cúbico de realidad virtual".
Personaje Invitado: Argos Neptuno, un fantasma, un vestigio ectoplasmático digital tras un experimento neuronal fallido. ¿eh?
Una Prueba de Fuego: El Proyecto Riesgo o como sería la RVT si fuera tan peligrosa como la Realidad Real, la de toda la vida.

AVISO LEGAL

"El Dios Virtual ", al igual que todos los relatos, microrelatos, cuentos, novelas cortas y novelas de la sección Future Adventures está debidamente registrado, sus derechos de autor protegidos, y su plagio, total o parcial,sin citar nuestra web de Tiempos Futuros, está tipificado como delito. Para cualquier duda al respecto consultar el Aviso Legal.

El Dios Virtual

Autor: Voyager

NOTA: Este relato puede contener algún pasaje o expresión que hieran la sensibilidad del lector
por lo que su lectura se recomienda, expresamente, a mayores de 18 años.

EL DIOS VIRTUAL

CAPiTULO 5: NEPTUNO

  Estoy dentro otra vez. Es una fiesta de fin de año. No soy  ningún animal, robot u otro engendro: Soy yo. El ordenador central sabe de mi código y de mis preferencias. Me gusta ser yo mismo tanto fuera como en la Web. También llevo puesto mi traje de ochocientos créditos y porto mis objetos personales, aunque estos sean virtuales. Recuerdo todo lo que me va a ocurrir pero dejo que lo haga hasta ¿volver? a ver a Neptuno. Es como volver a ver la misma película hasta un determinado punto en el que decides cambiarla.

  Música, oscuridad, cuerpos bailando, calor, luces intensas, rostros desconocidos. Mucha gente. Gente nueva.  Demasiada. Carcajadas libertinas y sonido de cristales rotos. Pienso 23º. El dial aparece a cincuenta centímetros de mi nariz y se ajusta a la temperatura indicada. Ni ambientación ni leches. Dicen que desde hace siglos e ininterrumpidamente siempre está sonando alguna canción de los antediluvianos Rolling Stones en alguna parte. Aquí y ahora por lo menos.  Unas cristaleras imposibles limitan el surreal recinto. Deben de tener un kilómetro de lado. Detrás, las rocas de un desértico planeta de tipo marciano y más allá una inmensa cúpula mordida por la desidia y el tiempo. La luz tenue, como antorchas en la noche, de los dos soles desiguales denota la inexistencia de una confortable atmósfera protectora. Pero todo eso está fuera de la orgía de sensaciones del interior. Unos dígitos ingrávidos encima de la cúpula gótica que preside la pista marcan el 31 de Diciembre...ya sé... del futuro. En el Mundo Real todavía quedan muchos cientos de años para ello.

 Me abro paso entre la  sudorosa multitud en un tiempo distinto al de la gente. Veo de refilón algo y me paro. Es un hombre pequeño y sin edad pero no le veo nítido.  La nebulosa se materializa desconcertando a unas pipiolas que desconocen si se trata de un humano,  un ser virtual  o mezcla. Si ellas supieran... Le hago una seña y me acerco a él. Pienso día de la semana y la gelatinosa y flotante palabra  “Viernes” me confirma mis sospechas. Argos Neptuno tiene la misteriosa virtud de no existir por completo sino en mis más complicados momentos... y siempre en el quinto día de la semana, por supuesto.  Es más fácil viajar en el tiempo que encontrarle otro día de la semana, aunque supongo que él de alguna manera lo hace;  viajar en el tiempo, me refiero. Una vez intentó explicarme que para él era Viernes todos los días pero no entendí  nada de sus abstrusas explicaciones relativistas. Le gusta conservar su verdadera imagen física de lo que fue alguna vez, cuando en verdad podría ser lo que le viniera en gana. Eso sí, la imagen que tenía hace noventa años. Argos Neptuno está muerto y enterrado hace casi un siglo bajo las amapolas desordenadas por el viento de un precioso cementerio de Poiters (UE). Sé que alguien posa una orquídea cada víspera de sábado sobre su lápida. Sí, ya lo sé, pero es una larga historia que no me apetece demasiado contar hoy...

... el Experimento neuronal de canalización a un biodisco, la fisura en el hermético Ordenador Central, los 10 elevado a 14 bits que constituían toda su información cerebral desaparecidos, como quien pierde un calcetín y toda la película. Es compleja. Sólo diré (pero si estoy contando todo...) que Neptuno es un proscrito del Sistema, un ser no-ser y yo soy uno de sus escasos contactos humanos. Simplemente confía en mí. Yo lo veo como una especie de cyberarcangel imposible que sólo, en escasos momentos, parece existir por completo. Además del día de contacto posee otra particularidad, cuanto menos singular, cuanto más paranormal. Por una inaudita geometría de lo posible sólo soy capaz de recordarlo cuando estoy dentro, como ahora. En la Realidad Real su recuerdo se me diluye como si jamás hubiese estado allí.  Las notas que me pongo de dentro-afuera automodifican misteriosamente su contenido, aunque eso sólo lo sé cuando vuelvo a estar navegando. Sí, yo tampoco lo entiendo.


  Hoy va vestido con una túnica digital que muestra fragmentos de obras literarias de genios del pasado y que, a decir verdad, me pone un poco nervioso. Las citas son cambiantes aunque con una cadencia lo suficientemente razonable para no resultar agobiante. En teoría, claro.


“Las malvas incandescentes de los atardeceres efímeros...”


Dominar el mar. Controlar la naturaleza. Regular el clima terrestre o canalizar la energía eléctrica y arquitectura neuronal de un cerebro humano hacia un simulador informático. Primer experimento de ese tipo “Exitoso en la historia de la humanidad”. Ja, ja. Inútil. No se puede luchar contra Dios. Un consuelo. Gracias a la Red de Redes siempre permanecerá con nosotros su espíritu. Literalmente... Su Yo Mental galopa ahora desbocado por la Meganet como un corcel indómito, como una aberración psicótica que representa la fusión del teóricamente indivisible binomio cuerpo-alma.  ¿Qué estaría pensando en los años que estuvo cautivo en un soporte biomagnético...? Nadie lo sabrá nunca, supongo.  Los humanos visitantes piensan que es virtual y los virtuales que es humano, cuando en verdad no es ni lo uno ni lo otro. Hace años que yo lo descubrí accidentalmente cuando investigaba un caso de muerte cerebral en la Web.


Argos me gustaba porque era alguien que te soltaba las verdades sin cocinar. En su cara flotaba una sonrisa burlona:


-Asesinatos. Virus Informático. Juanito Andratx. Virtual Cybernetworks.  Lo sé todo, Harri - El clon digitalizado del que un día fue Argos Neptuno esta muy bien informado. Se despide en cuatro segundos de su compañía del sexo fuerte y me da un abrazo de bienvenida como siempre que me veía.

-¿Cómo van las cosas por allá fuera? Hace mucho que no sé nada del exterior.


-Además de que vivimos - ¿vivimos? - en una época de degeneración social sin parangón conocido, nada nuevo.  El motivo de mi visita, en el fondo, tiene que ver con ello. Se ha roto el muro, hasta ahora infranqueable, entre la RR y la RV. Los dos mundos antagónicos se empiezan a mezclar a través de la fisura que drena la corrupción y depravación de fuera a dentro. A tu universo, hasta ahora inmaculado y perfecto, le esperan momentos difíciles.


-Bueno, no creo que sea tan malo. No sé hasta qué punto exageras. Quizá lo del asesinato sea un hecho puntual, no significativo. Que los recursos humanos y técnicos se vuelquen en la Meganet es la consecuencia lógica de la evolución humana. No sé si estás al día de las mejoras que se están produciendo aquí. La gente ya no usa la Red precisamente para jugar al ajedrez con Deep Blue 5,  momificar su gato,  introducir su deseo en el Muro de las Lamentaciones, aprender a sintetizar el éxtasis, decodificar las señales del SETI o construir un arma atómica como hace cuarenta y cinco años. La gente aquí trabaja, vive y lo que es más importante: Sueña. Te pondré un ejemplo - y sobre sus palmas extendidas aparece un paisaje maravilloso espacial de colores encendidos, cómo sólo existían en la Realidad Virtual:


-Es un gigantesco cráter en Calixto, una de las grandes lunas de Júpiter que fascinó durante muchos años a los astrónomos, generando en ellos la fantasía de visitarlo.  Valhalla, que ese es su nombre, tiene un diámetro de 2.748 kilómetros y toma su nombre de la mitología escandinava en donde este era el recinto donde Odín hacía los honores a los caídos en combate. Muchos soñaron - yo entre ellos - y el sueño se hizo realidad gracias a la RV Total. Un viaje en regla a dicho satélite, con los recortes presupuestarios de las misiones espaciales de finales de siglo, hubiese sido impensable.


-En efecto. Todos los recursos humanos e intelectuales se vuelcan en la Red, dejando de lado la Realidad Real. Ya me sé tu argumento; ¿para qué construir naves espaciales que aterricen en las lunas de Júpiter si esto se puede hacer por un coste muy inferior y sin peligro alguno virtualmente?


En ese momento poso mi retinas en el tejido de su vestido y leo la famosa cita de Tsiolkovski:

“La tierra es la cuna de la humanidad, pero no se puede vivir en la cuna eternamente.”

-Mira-afirmo con rotundidad con mirada afilada- tÚ no sabes lo mal que están las cosas por allá fuera. Los edificios se caen a pedazos y por mucha virtualidad que quieras en desde algún sitio tendremos que navegar.  Por otro lado, es como si todo el maldito planeta se hubiese convertido en la parte más peligrosa del antiguo Bronx newyorkino en su conjunto.  Una corrupción casi sólida en un marco de prostitución, piratería informática, estupefacientes, canibalismo, pederastia, mafias organizadas, traficantes de...¡todo!. Estos,  los traficantes, pese a los férreos controles de los antivirus, han penetrado incluso - aunque tímidamente y constituyendo una avanzadilla- en la RV, integrando algunas de las Zonas Negras no conocidas ni por los técnicos de la Virtual Cybernetworks. La Policía Virtual no puede acceder a dichas Zonas porque nadie sabe exactamente donde situarlas.


Argos Neptuno jamás sale al mundo exterior- es evidente, ¿con qué cuerpo? - y eso se tiene que notar. Yo soy el nexo más importante entre los dos. Él, un romántico incurable e incondicional a la RV que le había salvado la vida. Lo que sucede es que el mundo exterior va degenerando día a día y ya no tiene ni un vestigio de lo que fue cuando él era humano. Argos Neptuno desconoce que no todo el mundo está conectado ni mucho menos y esa fracción de la sociedad constituye un gueto perdido en una planeta decadente. Los robots ya no hacen el trabajo duro de extraer las materias primas puesto que ya no hay nada que construir pues -en teoría- hay otras prioridades. Hace ya mucho tiempo que sólo se dedican a cultivar, manufacturar y transportar los alimentos para que no nos muramos de hambre, embobados detrás de unas gafas VR. Los robots médicos siguen los dictados de sus homólogos humanos conectados cometiendo, en muchos casos, verdaderas atrocidades en los hospitales... El calor humano sigue siendo muy necesario. Se produce una ralentización sin precedentes en la tecnología física porque todo es virtual. También se dedican a reparar los robots que desde la Web no es posible hacerlo. Pero el equilibrio hace ya mucho que se rompió.  La sociedad ha desaparecido en la Red y esta no se halla tan desarrollada como para que los investigadores avancen en sus descubrimientos al ritmo adecuado. La realidad va más rápida.  Necesitarían salir de vez en cuando de sus laboratorios virtuales y calentar un matráz de verdad con una disolución auténtica alguna vez.


-La Realidad  Virtual, que quizá ha sido el invento más maravilloso jamás ideado, está siendo muy mal gestionada y está convirtiendo al mundo en un pozo lleno de mierda. Nuestro planeta se ha convertido en un lugar horrible y refugiarse en la RV no me parece la solución ideal. -Sentencio en voz alta, como síntesis de mis reflexiones. A esto me contestan  Julio Verne y Argos Neptuno respectivamente:


“La ciencia se compone de errores, que a su vez son los pasos hacia la verdad”


-De acuerdo. La discusión se ha acabado antes incluso de empezar. Supongo que no te estás inventando todo esto. Me parece que es tan sencillo como que no quiero creerte.–Afirma Argos Neptuno, lastimoso y claudicando finalmente-. En fin, creo que estás metido en un asunto muy feo. - En ese momento miro a un espejo lejano que refleja mi imagen que sigue pensando en el tema. Después la imagen cobra vida propia y me recuerda donde estoy; me hace un gesto chascando los dedos para que despierte de mi ensimismamiento y conteste a mi amigo.


-Así es aunque, ¿qué te voy a contar que no sepas?-Argos enarca las cejas con tal movilidad que parece que van a salírsele de su rostro.


-Pues, por ejemplo, como vas en la resolución del misterio.-Entona en dos octavas más bajas de su tono de voz habitual, al tiempo que lanza una mirada furtiva por el sórdido tugurio. Sus ojos inquisidores aterrizan finalmente sobre los míos.


-Cero sobre cero.  Bueno, lo cierto y en honor a la verdad tengo un sospechoso pero sin ninguna prueba. Es una corazonada.-Entonces, como otras tantas veces, “el perro de Ulises” me lee el pensamiento a través de su mirada clarividente. Sus largos cabellos rubios se mueven siempre una fracción de segundo antes de hablar.


-Juanito Andratx no tiene nada que ver en el asunto de las muertes.


-¿Cómo puedes estar tan seguro?-Pregunto agitando la mano, como borrando sus palabras.


-Le conozco desde que nació y aunque es un puto niño mal criado no llegaría a matar a nadie...


-¿Tú sabes que me agredió y me ocasionó un DAÑO FÍSICO?-Mis cinco últimas sílabas resuenan más que el resto.


-Me parece que no estás muy al tanto de lo que se está fraguando en los últimos tiempos en la Red. - El ser adopta de nuevo un tono confidencial-No me digas que no has oído hablar del Proyecto Riesgo.
-No sé nada.- Contesto de forma escueta.


-Una facción de Residentes, digamos que con influencias, están llevando a sus últimas consecuencias una idea, que no es nueva sino que nació pocos años después de la RV en los albores del siglo XXI.


 Mi mirada impaciente es lo suficientemente elocuente como para que deje de andarse por las ramas:


-Dime Harri, ¿qué le falta a la Red para ser perfecta? No me refiero técnicamente que, por supuesto: Tiene que desarrollar mejoras estructurales para que sea más rápida y fidedigna en su emulación a la Realidad normal, desde el aspecto visual y de interacción con los objetos, etcétera. Me estoy refiriendo a conceptos totalmente nuevos. Algo que no tiene y podría tener.


-No lo sé. ¿Perfecta desde qué punto de vista? ¿Quizá es -o era-demasiado... segura? - ando errante en el sistema planetario de la duda.


-Pues perfecta desde el punto de vista de la verosimilitud, de las sensaciones, de las emociones, del hedonismo, de la diversión.  Has incidido en uno de los dos detalles fundamentales, el segundo concretamente.  Te lo explicaré de forma gráfica con un ejemplo: Imagina un intrépido internauta que se quiere divertir en un remoto planeta, luchando en su nave espacial contra las hordas hostiles que asedian un castillo imposible donde mora la bella dama de turno. El aguerrido cyberguerrero podrá aumentar el grado de complejidad de la simulación y de la consecución del objetivo final pero nunca - hasta hoy-sentirá una verdadera emoción, que hasta ahora sólo se podía experimentar en el Mundo Real.


“ Cuando era joven, podía recordarlo todo, hubiese sucedido o no.”


-¿Miedo? ¿Dolor? ¿Muerte?    


-Las tres cosas. La Red está cambiando, Harri. Juanito Andratx acaudilla una revolución de hard/soft en la que su máximo objetivo es hacer la Red, un poco más real, un poco más peligrosa. Los que promocionan esta idea desean que ese reflejo de la naturaleza humana que es la Red, donde se dan, en verdad, corrupción, violencia, amor, envidia o celos no esté tan protegido para el visitante. Se trata de un movimiento anárquico antisistema abanderado, incluso, por algunos de los Ideólogos y Creativos de la Virtual Cybernetworks Corporation. Argumentan que la Red, en sus orígenes, en la Era Cuaternaria de la RV, fue ideada, en esencia, como sumatorio de información + percepciones + sensaciones. La empresa que rige nuestros destinos se centró en los dos primeros aspectos, en detrimento de las sensaciones...


“En el arte hay que estar siempre en peligro de equivocarse para poder acertar”.


-...se trata de desterrar sucesos tan esperpénticos como que si un cyberladrón te desvalija tu creditarjeta le puedes pedir un recibo para que el suceso te desgrave cuando llegue la hora de tu declaración de impuestos; además de saber que nunca podría hacerte daño. Eso sucede y no parece muy serio, me refiero que no parece muy fidedigno a la realidad. Se han pulsado las teclas necesarias para que los responsables de la Virtual Cybernetworks modifiquen los axiomas básicos de su programación y entren en los centros del dolor del cerebro y los sentimientos a la hora de navegar. - Sabiendo de la iniciativa inagotable de la que hacía gala Argos, no me extraña que todo hubiese sido idea suya, de no ser por la clandestinidad que limitaba en gran medida todos sus movimientos.


-Pero eso además de ser muy peligroso reafirma mi teoría de que él tiene que ver con la muertes producidas en la Meganet.


-Tienes razón que es peligroso sino se legisla adecuadamente. Y también si se impide a los cybernautas asumir o no ese tipo de riesgo.  Respecto a la segunda parte de tu afirmación sigo sin estar de acuerdo. - Mi proscrito colega frunce el ceño, desmoronando su perfil numismático, y me mira a los ojos:- Por ejemplo, ¿dónde te agredió Andratx?


-Me dio una patada en las mismísimas. -Esbozo señalando mis ultrajadas gónadas-Reconoce que  no te dolió como si fuera un golpe real en tus partes nobles.


-Sí, quizá. Es cierto. Ahora que lo dices... supongo que me sorprendió tanto que el recuerdo del dolor se vio amplificado.


-Claro porque las modificaciones que antes te he comentado todavía están en un estadio muy embrionario y corresponden aún al proyecto piloto, para comprobar su incidencia en la gente. Por eso te repito que Andratx no podría haber matado a nadie. Muy pronto se celebrará una exhibición pública de lo que puede dar de sí esa nueva filosofía revolucionaria en lo que es la Red. Será una competición-aventura con riesgo real de muerte para los participantes.


-¡...riesgo real de muerte para los participantes !-Repito, como si al tener las palabras más cerca de mis labios pudiera asimilarlas mejor -Pues me parece el peor momento del mundo-por parte de la Virtual-para promocionar un evento donde pueda morir gente en la Red...


-O el mejor momento, según se mire.-Afirma Neptuno con voz suave y acolchada palabras ásperas y llenas de aristas.


-¿Qué quieres decir...?


-...quiero decir que la Virtual puede de esa manera tapar los asesinatos argumentando que estos no fueron tales, sino que las víctimas formaban parte de los experimentos preliminares del Proyecto Riesgo. Así se llama dicho experimento planteado como una competión-aventura.


-Es increíble. No había caído.-Voy archivando todas las revelaciones con un sello luminoso de prioridad alfa en mi mente- Eso me conduce a pensar algo. ¿Quién nos asegura que realmente no es así y yo no soy más que una tapadera para...?


-Lo cierto es que con esa jugada Sujiro Yashimoto corre un riesgo real que no es otro que tu resolvieras el caso... Quizá quiera arriesgarse... No lo sé. –apunta Neptuno por primera vez dubitativo.
En ese momento me doy cuenta que algo me molesta hace rato. Busco la música como si fuera a encontrarla en un punto de aire y tras mi deseo mental la atenuó en gran medida para permitirnos continuar más a gusto la conversación. Mick Jagger se había callado hacía rato dejando paso a otros acordes... Ésto estaban adquiriendo unos tintes horrendos al permitir a los visitantes intervenir en la composición de fondo aportando su genio musical  oculto, modulado, sintetizado y amplificado.


“Mick Jagger es la única persona en la historia que sabe poner la boca cuadrada”


-¿Has hablado con los Antivirus?-Me sorprende sin avisar mi colega, mientras leo la sandez de su túnica.

-Pues no.  Supongo que ellos podrían aportar alguna prueba en todo este embrollado asunto.

 Una elipse del tamaño de una puerta se dibuja ante nosotros y de ella surge Olimpia Freeworld.  En esta ocasión luce un Versacce salmón que deja muy poco a la imaginación. Su piel a fuego lento atrapa mi mirada indefectiblemente. Jorge Luis Borges dice a través de la túnica de Neptuno:


“La belleza es ese misterio hermoso que no descifran ni la psicología ni la retórica”


 El zafiro de la pulsera de la chica,  con el águila en modo alfa cincelada logra un efecto análogo en mí que ocho “Cutty Sark” seguidos, aunque sólo por un instante... La Ley lo determina de ese modo. El ordenador central ha “capturado” mis deseos de disponer de un knowbot. Casi simultáneamente ha elegido a la joven para desempeñar, a partir de ahora, la misión de ser mi ayudante-para todo-en la gran telaraña digital. Supongo que se trata de una hábil jugarreta de Sujiro Pichipoto para suministrarme un aliciente en la Red durante mi investigación.  Pienso entonces que es curioso que, incluso, algunos seres virtuales complejos disponen de sus propios knowbots.  Si Olimpia va a ser mi ayudante en la Red pronto le asignarían uno nuevo a mi nirvánico amigo Pepe Neuromante. Eso da que pensar. Los megabytes soberbiamente organizados y descalzos, como siempre, se apresuraran a decir:


-Se presenta Olimpia Freeworld, número de serie 423YGS36934B740 y estoy aquí para servirle en lo que desee.-Le han suministrado una personalidad deliciosamente tempestuosa y sin un ápice de mojigatería. Pero esas no son sus mejores virtudes: vengo observando en ella algo insólito: nunca reacciona dos veces ante el mismo evento de la misma manera: Es imprevisible.


-Siento interrumpirles pero debo comenzar mi misión comunicándoles una triste noticia.


-Adelante.-Susurro temiéndome lo que luego será


-Se ha producido otra muerte de un visitante de la Web. Su nombre es - y pinta en el aire su identificativo impronunciable. Esto sólo puede suceder en la RV-  §æaoj  ¥Æ@~¶ . Mujer de 64 años que se estaba confesando ante un obispo virtual cuando se produjo la tragedia. Según el informe, la víctima trabajaba de acupuntora desde dentro de La Red.


-¿Cómo murió?-Pregunta Argos que lleva unos minutos en silencio.


-La mujer se rompió el cuello. Los forenses han determinado que su osteoporosis avanzada fue un factor determinante para que ello sucediera. De su informe se desprende que la muerte no pudo ser un simple accidente pues §æaoj  ¥Æ@~¶  estaba inmovilizada-debido al avanzado estado de su enfermedad-, en un tresillo ingrávido ergonómico.


Cl cl


 Aquello marca casi de forma inapelable el rumbo de mi investigación.  Me despido de Argos Neptuno aunque con la promesa de que pronto nos veremos de nuevo.  Él me afirma para concluir:


-Pronto, la Virtual Cybernetworks moverá ficha y creo que será una oportunidad única para resolver el caso. Yo también andaré por aquí si me necesitas...


  Y sonríe mostrando una sonrisa perfecta a modo de despedida. Su túnica también quiere decirme adiós, haciendo referencia a lo recién acaecido con una frase de Woody Allen:


“No es que tenga miedo a morirme. Es tan sólo que no quiero estar allí cuando suceda”


 Ahora le pediré a Olimpia que me teletransportara al lugar donde sucedieron los hechos. Otra posibilidad es visitar primero a los Antivirus de las páginas y averiguar si han detectado alguna anomalía en las dos direcciones http donde se produjeron las muertes. Sin embargo, desde que la knowbot nos ha informado del asesinato, he tenido clara mi decisión.


  El viaje será instantáneo así que no puedo decir que sucederá nada en él. Lo que sí que puedo afirmar es que tengo un pensamiento antes de trasmitir mentalmente a Olimpia mi deseo de viajar. Estoy convencido de que la innovación  que pronto se produciría en la Red y a la que se refería mi amigo era la misma a la que, tangencialmente, había hecho referencia el hombre más poderoso del Sistema Solar, presidente de la Virtual Cybernetworks.

 A la cuarta campanada de fin de año desaparezco junto a Olimpia Freeworld.  En la maraña cuasinfinita de los pixeles que forman sus rostro puedo atisbar una reflejo de inteligencia.