logo ft
MAGAZÍN UCRÓNICO DE LA CIENCIA Y TECNOLOGÍA DEL MAÑANA

"El progreso es la realización de las utopías"  OSCAR WILDE

 
FUTURE ADVENTURES - EL DIOS VIRTUAL - CAPÍTULO 12
 
 
Future Adventures
NOVELA CORTA
El Dios Virtual

BREVE SINOPSIS

Estación de Origen: Cochambrosa, decadente, Realidad Real. Que asco.
Estación Destino: ¿Resplandeciente? ¿Histriónica?
Realidad Virtual Total. Ni una mota de polvo y en eso nos convertiremos o no, depende.
Coprotagonista: Preciosa "knowbot", Olimpia Freeworld. Silicona hecha bytes pero con mucho más cerebro que los babosos que la desean.
Objetivo: Desentrañar el origen de los inexplicables crímenes generados...¡¡dentro del cyberespacio!!
Dos frases:"Prohibido Pensar en Monos" "...fui el primer ser humano en regalarle a su esposa un kilómetro cúbico de realidad virtual".
Personaje Invitado: Argos Neptuno, un fantasma, un vestigio ectoplasmático digital tras un experimento neuronal fallido. ¿eh?
Una Prueba de Fuego: El Proyecto Riesgo o como sería la RVT si fuera tan peligrosa como la Realidad Real, la de toda la vida.

AVISO LEGAL

"El Dios Virtual ", al igual que todos los relatos, microrelatos, cuentos, novelas cortas y novelas de la sección Future Adventures está debidamente registrado, sus derechos de autor protegidos, y su plagio, total o parcial,sin citar nuestra web de Tiempos Futuros, está tipificado como delito. Para cualquier duda al respecto consultar el Aviso Legal.

El Dios Virtual

Autor: Voyager

NOTA: Este relato puede contener algún pasaje o expresión que hieran la sensibilidad del lector
por lo que su lectura se recomienda, expresamente, a mayores de 18 años.

EL DIOS VIRTUAL

CAPITULO 12 LAS ZONAS NEGRAS, SEGUNDA PARTE.

Hallarse en una zona de No-programación es, cuanto menos, una experiencia irrepetible.

 No hay decorados, ni mobiliario, ni seres virtuales estándar, ni barra de botones... ni nada. Es la jungla: cualquier cosa puede suceder ... me. Sin embargo, ahora estoy tranquilo. Sé que la muerte cerebral me acecha pero al menos creo que mi cuerpo real está a salvo. Como caiga en manos de algún desaprensivo mis magníficas avenidas interneurales pueden convertirse para siempre en un camino pedregoso de cabras de sexta categoría. La jugada de Argos Neptuno funcionó y hasta que no verificamos que llegaba una ambulancia al destartalado y abandonado garaje no “liberamos” a Olimpia. Podíamos haberla eliminado entonces...pero a Bihead no le quedaba más remedio que arriesgarse.

  Sigo en la maldita Cyberaventura porque los enfermeros que me recogieron no tienen ni idea a quién pertenece ese cuerpo-mi cara está irreconocible-y no pueden desconectar mis electrodos hasta que no termine el programa por miedo a la patología denominada "lavado de cerebro por transición brusca”. Seguramente, hasta me estén viendo por holovisión, aquí en la Cyberaventura, si hay alguna encendida en el hospital...

 Reflexionando sobre lo sucedido... eso de que podríamos haber eliminado a la knowbot...¡imposible! Pero el mafioso no lo sabía. Imposible porque Neptuno hubiese ¿muerto? en el intento de “achicharrarla” con un campo magnético de su persona. Él sólo podía aparecer unos segundos, de cada viernes puesto tenía su energía... contadísima. Vivía como un parásito de la energía desperdiciada en los procesos internos de la Meganet. Así que no podía andarse con despilfarros o dejaría de existir para siempre. Así me lo explicó antes de irse.  Olimpia también se fue, justo antes de conectar con la VNN. Al parecer eran las normas de la Cybermierdiaventura de las narices. Por otro lado...yo no podía haberla eliminado porque...

 Pronto se hará la luz, significando que comienza la fase Tres del juego. Es entonces cuando podré optar por la secuencia de escape, no antes. Neptuno no la sabía, sólo conocía de su existencia. Olimpia, antes de irse, tampoco pudo ayudarme pero yo tengo un par de ideas. Lo cierto es que si no funcionan me puedo dar por muerto. Pero...funcionarán. Lo ocurrido me había devuelto la confianza en mí mismo.  Sin embargo, Neptuno me ha salvado la vida... y al mismo tiempo me ha roto el corazón.

 Sí, ahí esta la gran pantalla llenándose de Climberly Yes. Yo iba a disfrutar con esto...

-Muy buenas y jodidas tardes para todos los holovidentes de la Cyberaventura. Aquí tenemos a nuestro héroe de pacotilla dispuesto a morir absurdamente en Las Zonas Negras, en aras de la cyberciencia-Entonces, como hiciera dentro de la Pirámide de la Fase Uno, se baja de la pantalla acercándose hasta mi posición. Su desnudez turbadora no consigue esta ocasión alterarme lo más mínimo. Decido que sus tatuajes exóticos, presentes en las partes convexas de su cuerpo, y ausentes en las cóncavas sólo la confieren un aspecto más grotesco. La frívola periodista parece, sin embargo,  divertirse en gran medida, o eso deduzco por su forma exagerada de reírse. Se acerca el micro en forma de cucurucho de fresa y relincha a través de sus enormes dientes:

-¿De qué desagradable modo cree que morirá aquí dentro, pimpollo?

-Bueno, Climberly, me alegro que me hagas esta pregunta porque te diré que no pienso morir.-Mi jovialseguridad la desarma un poco.

-De acuerdo: Ya nos contarás cómo... ¿Cual es tu insulsa opinión, hasta el momento, de la Cyberaventura...?-Entonces la interrumpo con la célebre frase cinematográfica:

-Sinceramente, querida , tu programa me importa un ... BLEDO. Ahora me largo de aquí.-Y ante su atónita mirada digitalizada,... y la de millones de espectadores...

-Secuencia de escape-Una ventanita alargada, con un cursor parpadeante aparece esperando la frase que me salvará la vida. El botón de Aceptar de la ventana me sacaría de esta mierda de una vez por todas. Entonces digo:

“Los artesanos persas introducían un pequeño error en el diseño de sus alfombras porque pensaban que sólo Dios es perfecto”-el texto aparece en tiempo real en el recuadro fatídico.

-Bye.-Miro el botón y grito: - Aceptar.

 Lo que ocurre a continuación me pone sobre la pista acerca de cómo voy a morir: De humillación.

“La secuencia de escape es incorrecta. Dispone de otra oportunidad”-Y de nuevo aparece la ventanita dichosa. Esta vez no puedo fallar. Climberly me mira con la sonrisa burlona que le caracterizaba. No parecía posible pero sonríe todavía más. Daban ganas de meterle un virus informático por sus fauces de tigresa en celo. Ya podía ver los titulares del Virtual Times del día siguiente...

Piensa.

Piensa...

Piensa...

 ¡ Sí ! Ya lo tenía. Sin embargo, ahora existe un problema adicional. Tenía que acordarme ... ¿Tashibolo? ¿Maximoto? ¿Trinicoco? ¿Tanamoto? ¿Pichipoto? ¿Patipoto? ¿Tinipopo? ¿Yaquimoto? ¿Casimoto? ¿Yonimoto? ¿Yashitoto? ¿Sujimoto? ¿Yashimoto?. ¡Oh! Es imposible. En verdad no tengo ni idea... Miro entonces la pluma de Julita... y, de repente, me viene su nombre a la cabeza


Cl cl

-“Sujiro Yashimoto fue el primer hombre que le regaló a su esposa un kilómetro cúbico de realidad virtual”

-Entonces les receto, tanto a la periodista, tanto los holovidentes, algo que contribuye notablemente a consolidar mi pésima reputación, de ahí en adelante. Hasta ese momento, no estaba tan empíricamente probada como bien difundida. A partir  de ese momento va a ser al revés. Es que me sale del alma. En el prospecto de mi medicina subrayaba la vía de administración: anal.

-Qué os den. A todos.–Un silencio sepulcral puntea mi momento de gloria, hasta que añado finalmente:-Que lo he pasado muy mal. - Miro el botón y, por fin, salgo de ese infierno.

-Aceptar.